Santa Eufemia de Cozuelos 

Monumento histórico-artístico desde  1931 

S. Eufemia de Cozuelos Desde la carretera C-627 de Herrera a Potes, en las inmediaciones de Olmos de Ojeda se divisa este maravilloso monumento. 

Las noticias más lejanas que se tienen acerca de este antiguo monasterio son del año 1075. Según estos documentos parece ser que perteneció a Alfonso VI, el cual lo cedió a la diócesis de Burgos ese mismo año. En 1096, se vuelve a confirmar esta cesión a la iglesia de Santa María de Burgos en otro documento. Y por si esto fuera poco, también el Papa Pascual vuelve a confirmar al obispo de esta diócesis la pertenencia del monasterio, en una bula de 1109. 

En el año 1135, el abad Pedro Miguel recibe el señorío de la villa de Olmos de manos del rey Alfonso VII, por lo que se deduce que si hay abad también hay abadía. 

Entre el año 1180 y el 1186, Alfonso VII lo cede a la Orden de Santiago y es en esta época cuando lo ocupan las esposas de los caballeros de la Orden. Sería comendadora la hermana de Fernando III, doña Sancha Alfonso, que muere en el año 1270 y es enterrada en este monasterio. 

Sobre el año 1502, las monjas de Santa Eufemia, que a la sazón habitaban este cenobio femenino, se trasladan al monasterio de San Pedro de Dueñas, en Toledo, con lo que el edificio queda abandonado definitivamente. 

La iglesia de Santa Eufemia, es todo lo que resta del antiguo monasterio y actualmente es propiedad particular. En este caso hay que decir que por suerte, gracias a los desvelos y al enorme sentido común y gusto artístico de sus actuales propietarios, podemos disfrutar del monumento en un magnífico estado de conservación, y por si fuera poco, sin los añadidos y reformas habituales de otros edificios. 

 

 

   UN GRITO POR LA OJEDA

  FROILÁN DE LÓZAR

 diariopalentino.es

   «Nuestras imágenes, restos arqueológicos, arte sacro o civil, piedras talladas, vestiduras…, solamente se prestarán a Museos o similares de Castilla-León, previa firma de un Documento que acredite su devolución posterior». Esta es una de las Ordenanzas a las que alude Rafael Palacios, escritor de aquel valle y tiene su explicación porque, en los años de atrás, llegaron a diversos lugares de EEUU imágenes y esculturas propiedad de La Ojeda y de otros pueblos de la montaña. Hace ya un tiempo, mi amigo Amando Vega, profesor en la UPV, verdadero impulsor de la recuperación de la ermita de San Jorde, me propuso una iniciativa para salvar el templo del siglo XIII que aún luce su espadaña y su troncocónica pila bautismal.
   A nuestra propuesta se fueron sumando en los distintos foros, gentes que habían nacido o tenían sus raíces en este lugar abandonado: Olea de Boedo, Zorita del Páramo; 5 Jordes de Sudamérica por Santa Cruz y Bolivia que buscaban el origen de su apellido…
   Un vecino de Francia escribe muy sentido: «He dado parte de estos hechos a gentes responsables de la región y me contestaron que no había subvenciones para repararla».   

   Lo cierto es que, merced a esta iniciativa, volvió a retomarse la puesta a punto de la ermita de San Jorde, uno de los monumentos palentinos incluido desde hace años en la lista roja del Patrimonio. Para cerrar el círculo y empujar nuestro ego, hace poco tiempo la procuradora socialista, María Luz Martínez Seijo, nos remitía un correo solicitando información sobre la ermita. Quería defenderla con una Proposición No de Ley en la Comisión de Arquitectura y Vivienda de las Cortes Regionales. Será difícil que aquellos que «defienden» los intereses de esta tierra vuelvan los ojos a este lugar que, como escribió Morenés a Amando Vega, «es suyo» y como tal se ha de concienciar a la opinión pública para que limpien, consoliden y cuiden ellos mismos.
    A veces hasta las pequeñas causas encuentran sentido y resonancia, cuando el eco de tu grito es recogido por otras gentes que lo examinan y lo tratan; que vuelven a gritarlo y lo exponen al público. Y ahora es el momento de añadirla a esas iglesias que se están restaurando, para que forme parte del Patrimonio de la Humanidad que se vislumbra. 
   

 

 

      LA RESTAURACIÓN EN VALDEGAMA (PALENCIA) SACA A LUZ PINTURAS  MURALES

 

   La restauración que el equipo del Plan de Intervención Románico Norte realiza en la iglesia de la localidad palentina de Valdegama ha sacado a la luz varias pinturas murales tanto en el interior del templo como en el pórtico exterior.

   Por el momento, según informaron a Europa Press fuentes del Plan, se han efectuado catas que permiten distinguir diferentes pinturas simulando despieces de sillares, algo muy frecuente entre los siglos XVI al XVIII aunque "difícil" de datar de forma concreta.

Valdegama, iglesia de Santa María

   Las obras de recuperación en el interior del templo preveían el picado del encalado de los muros para volver a aplicar agua de cal aunque la aparición de restos de pintura mural, que se extienden por todo el templo, obligó a un nuevo cambio de planteamiento "que pasa por restaurar las pinturas como parte de la evolución histórica de la iglesia".

   Aunque por el momento tan sólo se han efectuado algunas catas, sí se puede determinar que una buena parte de la nave aparece decorada con pinturas de sillares almohadillados o en relieve, técnica muy frecuente en los siglos XVI al XVIII que puede observarse también en otros templos de la zona como la iglesia de Santiago, en Cezura, restaurada ya dentro del Plan de Intervención Románico Norte.

   "Lo que es menos habitual, de hecho se conocen muy pocos ejemplos en el entorno, es que esos restos de pintura mural se conserven también en el exterior del templo, en el pórtico. En la iglesia de Valdegama el despiece de sillares es perceptible también en esta zona y se restaurará, respetando la policromía y estructura original", explicaron las mismas fuentes.

   Además, las catas en la sacristía, añadida al templo, en torno al siglo XVII, ponen de manifiesto la existencia de más pintura mural y, en este caso concreto, se empieza a vislumbrar "una cruz de color rojo y una decoración de cenefas geométricas".

   El procedimiento, en todos los casos para la restauración y conservación de las pinturas, será primero la eliminación del encalado, la limpieza y consolidación.

 

                                                                                       EL TEMPLO

   La iglesia de Nuestra Señora, en la pequeña localidad palentina de Valdegama, es, "a simple vista", una construcción "sencilla" en la que la cabecera de ábside semicircular se ha mantenido como único reducto de su origen románico mientras que la nave y la portada son fruto de una reforma gótica y se cree que la sacristía y el pórtico se levantaron con posterioridad, en torno al siglo XVII.

   El edificio se presenta, por tanto, como un "rompecabezas", un "gran puzzle" en el que arquitectos, historiadores, albañiles, aparejadores y restauradores trabajan de forma conjunta con el objetivo final de "darle un sentido, de potenciar su esencia románica y dejar patente su evolución histórica".

   El templo, señalaron las mismas fuentes, no presentaba graves daños estructurales debido a que no hace mucho se procedió a la renovación de la cubierta para evitar problemas de humedad aunque, sin embargo, la intervención no deja de ser "compleja" a la par que "ambiciosa" y supone un "importante reto" para el equipo de restauración de la Fundación Santa María la Real, que debe definir los materiales a utilizar en cada momento o la solución a dar a cada "pequeño" hallazgo o modificación, que requiere de horas de trabajo, pruebas y estudios previos.

   Por ahora, en el exterior del templo se está llevando a cabo el arreglo de la cubierta, incidiendo en los encuentros con la nave y los espacios añadidos a ésta y, del mismo modo, se ha consolidado la espadaña y se ha procedido a la eliminación del canalón del alero sur.

   Los muros exteriores del edificio se están limpiando, se han eliminado pequeños arbustos y otros elementos vegetales y de manera paralela se trabaja en el rejuntado de las grietas, mediante morteros de cal, respetando los materiales habituales de la construcción medieval.

                                                                       PRESERVAR UNA VENTANA ROMÁNICA 

 Otro de los retos que plantea la iglesia de Valdegama radica en el modo de preservar una de las ventanas románicas del ábside que quedó cegada tras la construcción de la sacristía, pero que, pese a todo, presenta un buen estado de conservación. El objetivo es realzar este vestigio románico y dotarle del "protagonismo que merece" en el conjunto del templo sin perder de vista la imagen integral de la restauración que se está llevando a cabo en la iglesia. De hecho, una vez concluida la restauración, en la que también se intervendrá en el solado, el artesonado de madera y la mejora de la iluminación, se espera que la iglesia de Nuestra Señora de Valdegama, recupere "parte de su esencia, de su origen y que sea a la vez testimonio vivo del devenir histórico y de las diferentes técnicas o corrientes constructivas que ha ido asumiendo a lo largo del tiempo".

   El Plan de Intervención Románico Norte es un proyecto promovido por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León a través de la Fundación Santa María la Real y en colaboración con las Diócesis de Palencia y Burgos.

   El objetivo fundamental del proyecto, que se enmarca en el Plan PAHIS, es la restauración integral de 54 iglesias románicas y sus entornos en las provincias de Palencia y Burgos. El presupuesto global del Plan, que comenzó en 2005 y se prolongará hasta 2012, es de 9.720.000 euros 12/02/2009 Fuente: Europa Press.

 

 

                  CONFERENCIA “ICONOGRAFÍA ROMÁNICA” EN EL M. ETNOLÓGICO DE CYL              

   El Museo Etnográfico de Castilla y León, ubicado en Zamora, albergará hoy la conferencia 'Iconografía profana y otros asuntos salaces en el románico castellano: el caso crucial de San Quirce de Burgos', impartida por el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona Daniel Rico Camps.

Música y bailarina en un capitel de  Moarves de Ojeda, Palencia

   Según informaron a Europa Press fuentes del espacio cultural Daniel Rico, autor de 'Las voces del Románico: arte y Epigrafía en San Quirce de Burgos', es profesor titular de Historia del Arte Antiguo y Medieval de la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro del Grupo de Investigación sobre Iconografía y Arte Medieval de la UAB y responsable de los estudios de doctorado en Arte Medieval.

   Asimismo es autor de numerosos artículos en las publicaciones periódicas medievalistas más importantes de Europa y ha publicado las monografías 'Catedral y ciudad medieval en la Península Ibérica', 'El Románico en San Vicente de Ávila: estructuras, imágenes, funciones' o 'Las voces del románico: arte y epigrafía en san Quirce de Burgos', entre otras. 12/02/2009
Fuente: Europa Press